Voto latino vital en las elecciones del 2010

Todo el mundo sabe que los latinos votaron masivamente en 2008 -10 millones de ellos acudieron a las urnas- y que en estados que pudieron haberse inclinado hacia uno u otro partido, el apoyo que esta comunidad dio a Barack Obama y a los demócratas, fue determinante para su triunfo.

Pero pocos se dan cuenta del impacto que el voto latino –o la falta del mismo- pudiera tener en las elecciones de noviembre de 2010, donde la presencia latina tendrá influencia en al menos 40 contiendas claves que están en disputa este año en ambas cámaras del Congreso.

La presencia -o ausencia, que podría generarse de un sentimiento de desilusión o apatía- de estos votantes podrían decidir hacia donde se mueve el balance de poder y por consiguiente, sellar el futuro de la plataforma presidencial.

Un nuevo reporte obtenido en forma exclusiva por La Opinión antes de su distribución hoy, “The power of the Latino Vote in America”, recopilado por la organización America’s Voice, detalla una por una las contiendas en donde una elección cerrada podría ser decidida por un voto latino creciente o por la ausencia del mismo.

“Un 21% de los cargos de la actual mayoría demócrata, es decir 54 de 256 puestos, están en distritos donde los latinos son una parte importante de la población. Asímismo, 25 miembros republicanos del Congreso, en estados como California, Florida y Texas, están en distritos con poblaciones de 25% o más hispanos”, señala el reporte.

En ese contexto Frank Sharry, fundador y director ejecutivo de America’s´ Voice comentó a La Opinión que muchos “políticos en Capitol Hill, miembros del Congreso y su personal piensan que lo del voto latino no tiene que ver con ellos y que ese es problema de Obama para 2012. Todo el mundo habla del votante independiente, no se dan cuenta de que buena parte del votante latino es un votante independiente, que puede votar, puede no votar o puede hacerlo según su conveniencia”, indicó.

En los últimos días se ha hablado mucho respecto a la posible desilusión de los votantes por la falta de finalidad en diversos temas. El reporte de America’s Voice apunta a por lo menos 40 contiendas en 12 estados de importancia, donde el voto latino juega un papel importante.

En muchas de ellas, el tema de inmigración podría ser parte de la discusión o incluso hacer la diferencia, señala el reporte.

Mientras son muchos los temas y razones que motivan el voto de cualquier grupo, incluyendo el latino, Sharry anticipa que “la inmigración puede ser un factor en el ausentismo, pero no será el factor principal del voto. Lo que queremos enfatizar es que el voto latino no sólo importa en el mapa electoral, sino en numerosas contiendas a lo largo del país”.

El análisis apunta que un 40% de los votantes latinos son los nacidos en el extranjero ahora naturalizados estadounidenses, un grupo que ha probado en el pasado ser capaz de moverse hacia el partido y el candidato que más favorezca sus intereses. “Los demócratas no tienen este voto asegurado”, señala el reporte.

Entre los años 2000 y 2008, el registro de votantes latinos creció en 54% y la asistencia a las urnas creció aún más que eso: un 64%.

Pero el foco no está solamente en los estados tradicionales: California, Texas, Florida y Nueva York, sino en nuevos rincones del país, en lugares llamados por los politólogos, “estados de nuevos inmigrantes”. Entre éstos está Carolina del Sur (+157% voto latino), Carolina del Norte (+250%), Georgia (+392%) y Nevada +(250%).

A ese respecto, el vice presidente del caucus demócrata y congresista de Los Ángeles, Xavier Becerra indicó que “si usted está en un distrito no acostumbrado a ver mucha diversidad, ahora va a comenzar a verla. No se puede ignorar: es la faz del Estados Unidos del mañana”.

Otro distrito de California que podría verse afectado por el voto latino es el distrito 44 que ocupa el republicano Ken Calvert. El distrito está en San Clemente, Orange y el condado de Riverside, y tiene un 23% de voto latino registrado. El distrito lo ganó Obama por margen estrecho en las presidenciales. Hay un retador demócrata, Bill Hendrick.

COLORADO: el voto latino tuvo mucho que ver en 2008 con inclinar un estado tradicionalmente republicano hacia la columna demócrata. El 10.2% de latinos votantes tuvo mucho que ver en eso y en noviembre de 2010, se espera que ayuden a afectar la contienda por la gubernatura y la contienda por el puesto del senado que dejó Ken Salazar y hoy está ocupado por Michael Bennet.

El tema migratorio puede llegar a ser candente en este estado, y los republicanos que competirán por la candidatura tienen posturas bastante radicales. Hay que recordar que este es el estado que tuvo a Tom Tancredo como congresista.

FLORIDA: un estado tradicionamente republicano que votó por Obama en 2008 –aunque por margen estrecho-, está en juego el puesto del ex senador Mel Martínez, quien en agosto del año pasado anunció que no se lanzaría nuevamente. El gobernador Charlie Crist compite con Marcos Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, por la nominación republicana. Ambos han tomado una postura más bien dura en el tema migratorio. El triunfador competirá con el demócrata Kendrik Meek, que apoya la reforma migratoria.

NEVADA: el actual líder de la mayoría del senado Harry Reid enfrenta un asalto republicano en este estado que antes fue rojo (republicano) y que ha experimentado uno de los crecimientos más fuertes de la población latina en la nación. Reid podría depender en buena medida de lograr que los latinos salgan a votar y que lo hagan por él.

Varias contiendas en Nuevo México, Pennsylvania, Texas y Virginia, también serán fuertemente influenciadas por el voto latino.

  • Pilar Marrero/ pilar.marrero@laopinion.com

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry