Detectan más pobreza entre los inmigrantes mexicanos

Alrededor de 271,000 inmigrantes mexicanos en Estados Unidos “entraron a condición de pobreza en 2009” debido a la caída de la economía estadounidense, que afectó sobre todo a los sectores de la construcción y el comercio, en los que se emplea un gran número de mexicanos, concluyó ayer el banco BBVA.

En un informe, el banco español señaló que entre el cuarto trimestre de 2008 y el mismo período de 2009 el “número de trabajadores de origen mexicano con empleo se redujo en aproximadamente 560,000”.

Por esta razón, la cantidad de trabajadores de origen mexicano que actualmente están desempleados aumentó a cerca de 1.8 millones, “de los cuales alrededor de 51% son inmigrantes”, señala el documento firmado por el analista Juan Luis Ordaz Díaz, del servicio de estudios económicos del BBVA en México.

La institución financiera destacó que el año pasado el 60% del total de empleos perdidos en Estados Unidos se concentró en los sectores de la construcción y el comercio, que perdieron cada uno cerca de un millón de trabajos; y en el de manufacturas, en el que cerca de 1.4 millones de personas quedaron desempleadas.

Así, la tasa de desempleo de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos se elevó de aproximadamente de un 8% a un 12%, subraya el análisis.

Como consecuencia de la situación económica que enfrentan los mexicanos en Estados Unidos, un mayor número de ellos entró en situación de pobreza, de acuerdo con cifras del Current Population Survey citadas por el BBVA, al punto de que, en efecto, 271,000 inmigrantes son considerados nuevos pobres en ese país.

De este modo, la tasa de pobreza de los inmigrantes mexicanos en territorio estadounidense pasó de 19.7% en 2007 y 24.8% en 2008 a 27.1%  en 2009.

MENOS REMESAS
El comportamiento del empleo y de la economía de Estados Unidos “tuvo entre sus consecuencias que en 2009 México viera disminuir sus ingresos por remesas en 15.7% en dólares en comparación con lo recibido en 2008”, argumentó la institución financiera.

Esa caída en las remesas fue la más alta desde 1995, año en que se empezó a llevar un registro de esos ingresos en México, y afectó sobre todo a los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche e Hidalgo.

A diferencia de lo que esperaban varios analistas, no hay evidencias de que la crisis económica mundial haya resultado en un regreso masivo de inmigrantes a México.

En opinión del BBVA, el arraigo que tiene la mayoría de mexicanos en Estados Unidos, el aumento de la vigilancia en la frontera y el hecho de que probablemente su situación económica no hubiera mejorado si regresaban a México, desincentivaron “la migración de retorno”.

La investigación prevé que 2010 sea “un mejor año” para los mexicanos que viven en  Estados Unidos, y que se dará “una cierta recuperación del empleo y con ello una mejoría en los envíos por remesas”.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry