Inmigrantes con H2A pasan penurias en EU

Solos y a miles de kilómetros de su tierra, muchos inmigrantes latinoamericanos recorren algunos de los campos más desolados y fríos del oeste estadounidense, atendiendo rebaños de ovejas por apenas $600 al mes y sin días de descanso.

“Aceptamos el trabajo porque las cosas están peor todavía en nuestros países”, explica Pepe Cruz, un peruano de 40 años.

Condiciones brutales

Cruz es uno de cientos de inmigrantes de Sudamérica, México y Nepal que cuidan ovejas en estados como Wyoming, Colorado, Utah y California, en condiciones brutales que están siendo denunciadas por políticos y agrupaciones defensoras de los trabajadores.

Varios sectores piden mejoras en sus condiciones de trabajo y un legislador de Colorado planea presentar un proyecto de ley que subiría su sueldo mínimo a $9,88 la hora, que es lo que ganan otros peones del campo en ese estado.

Colorado Legal Services, una red de asistencia legal de Denver, sin fines de lucro, visitó a numerosos peones con visas temporales en Colorado, Utah y Wyoming y comprobó que a veces trabajan más de 90 horas semanales y que cobran mucho menos que lo que es la norma en Estados Unidos.

Sin inglés, sin derechos

El representante demócrata Daniel Kagan dijo que los peones a menudo no hablan inglés, no saben dónde están y dependen totalmente de sus empleadores para la comida, el agua y el contacto con el mundo exterior.

“Es una situación que se presta para abusos. Me temo que estamos frente a un caso de virtual esclavitud, aquí mismo, en Colorado, y eso me preocupa mucho”, expresó Kagan.

La industria ovina, que atraviesa por un período muy duro, dice que los sueldos que cobran los inmigrantes son vitales para su subsistencia y que le dan a los peones oportunidades de una vida mejor en sus países.

Crisis golpeó el campo

Peter Orwick, director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Industria Ovina (American Sheep Industry Association), dijo que los hacendados no estarían en condiciones de absorber aumento alguno en sueldos o en los precios del combustible o de los cereales.

Dos tercios de los ganaderos dedicados a la crianza de ovejas cerraron sus haciendas en los últimos 15 años debido a la competencia del exterior y a la popularidad de las fibras sintéticas, señaló Orwick.

“No podríamos sobrevivir sin esta gente”, agregó Anthony Theos, presidente de la Asociación de Productores de Lana de Colorado.

Reveló que pone a disposición de sus pastores casas rodantes de casi cinco metros (16 pies), paneles solares para la generación de electricidad y tanques de gas propano para que cocinen sus comidas. Sostuvo que los peones ahorran la mayor parte de los $750 que reciben mensualmente.

“Queremos que estén cómodos. Ellos protegen nuestra subsistencia”, manifestó.

Colorado Legal Services entrevistó a 93 pastores a lo largo de dos años en Colorado, Wyoming y Utah. Sesenta y uno eran peruanos.

Trabajan los siete días de la semana y tienen que estar disponibles las 24 horas del día, según el estudio. En algunos casos, están a grandes distancias de la ciudad o pueblo más cercanos y viven en remolques pequeños y maltrechos, con espacio para una cama, un horno a leña y un bidón de agua.

El 70% de los peones entrevistados dijo que no tiene baño y el 54% señaló que no tiene electricidad. El 42% afirmó que sus empleadores se quedaron con sus pasaportes y otros documentos, y que temían ser deportados si se quejaban de las condiciones de trabajo.

Trabajan con visa H2A

Cruz lleva diez años trabajando por temporadas como pastor de ovejas. Generalmente, los peones trabajan por tres años y luego deben regresar a sus países por cierto tiempo, antes de solicitar una nueva visa temporal H2A.

Expresó que gana cuatro veces lo que ganaría en Perú y puede pagar la universidad a dos hermanas. Sueña con tener una compañía de autobuses en su país.

“Sé cuál es el sueldo mínimo y que nos pagan muy poco”, comentó en un día helado en los llanos de Wyoming, mientras manejaba una camioneta con un rifle a mano por si aparecen coyotes. “Sabía lo que me esperaba porque tengo parientes que han trabajado en esto”.

Antes que salga el sol

Su día comienza a las cuatro de la mañana y termina tarde en la noche durante la época de cría. Le lleva comida y provisiones a los demás peones, que atienden las manadas, buscan los animales que se separan del grupo y los protegen de otros animales depredadores.

“Tengo que estar pendiente de ellas (las ovejas) todo el día”, manifestó José Quijeda Ricaldi, de 35 años, oriundo de la provincia de Junín, en Perú, que cuida más de 2.100 animales.

Los peones con visas H2A no están cubiertos por las leyes de salario mínimo porque es difícil calcular sus horas trabajadas. Si bien se les debe suministrar vivienda y alimentos, los patronos no están obligados por ley a darles agua corriente, baños ni electricidad.

“No se ha hecho nada por mucho tiempo. Nadie ha pedido que se mejoren las condiciones” de los pastores, expresó Jennifer Lee, abogada del Colorado Legal Services.

Casi siempre reciben menos

En California, la legislatura dispuso en el 2001 un aumento en los sueldos de los pastores luego de que la oficina local de Legal Services publicó un informe sobre las condiciones en que viven los peones. Chris Schneider, director ejecutivo de la oficina, dijo que el sueldo mínimo de los peones de California es de $1,422 al mes, pero que no siempre perciben esa suma.

A Colorado Legal Services no le resultó fácil ubicar a los peones con los que habló. Con enviados se pasaban horas siguiendo huellas en la nieve.

En un viaje reciente por el condado de Uintah, en Utah, un pastor que montaba a caballo se le acercó a un enviado que viajaba en un Jeep. Dijo que se llamaba Gonzalo y que era peruano, está casado y tiene cinco hijos en su país. No quiso dar su nombre completo por temor a meterse en líos con su patrón.

Declaró que está tan solo que habla con los perros y las ovejas.

Luego se alejó galopando por un campo nevado, seguido por dos collies.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry