Un año que viene, y otro que se va

El año 2009 llegó lleno de esperanza con un nuevo presidente, Barack Obama, que hizo historia como el primer afroamericano en dirigir al país, un presidente que prometió promulgar una reforma migratoria integral durante el primer año de su gestión, que se cumple en enero.

El año 2009 se va sin que esa reforma se haya hecho realidad aunque se espera que a mediados de mes se den los pasos iniciales para impulsar el proceso legislativo cuando el congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, presentaría su proyecto de ley de reforma migratoria. También hay reportes de que el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, quien enfrenta una difícil reelección el año entrante, pretende impulsar el tema migratorio, un asunto importante entre la población hispana de su estado, Nevada.

Pero 2009 ha sido un año más agrio que dulce para la comunidad inmigrante, no sólo por la falta de reforma sino porque lo que muchos consideran progreso y avances en medidas policiales, para otros suponen incertidumbre y temor.

Las redadas tradicionales pasaron a ser silenciosas aunque con el mismo efecto negativo entre trabajadores y algunos empleadores; el 287(g) “revisado” sigue vivito y coleando; su primo hermano, “comunidades seguras”, fue tildado de exitoso por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS); Human Rights Watch confirmó lo que se sabía: que los detenidos por la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) están cada vez más alejados no sólo de familiares sino de abogados que puedan ayudarlos a evitar la deportación. Ah, y el muro “virtual” en la frontera va viento en popa.

De manera que 2009 ha superado las expectativas de quienes creen que a punta de deportaciones van a solucionar este asunto.

En el frente migratorio domina un estado policial así que ya veremos la excusa que tienen los que durante años han cacareado que sin seguridad no puede haber reforma, aunque lo contrario es más exacto: sin reforma no puede haber completa seguridad con millones de personas sin una situación migratoria regular.

También es cierto que el 2009 ha sido un año difícil para todos. La tasa nacional de desempleo es de casi 11%. Hay 16 millones de personas sin trabajo. La reforma de salud todavía no se concreta, retos que superar en la búsqueda de apoyo en el Congreso.

En 2009 falleció el senador demócrata Edward Kennedy, acérrimo defensor de la reforma. Otras figuras clave, como el ex senador republicano, Mel Martínez, se fueron del Senado. Y otros están, pero como si no estuvieran porque no parecen inclinados a promover el tema. El ejemplo más claro, el senador republicano John McCain.

Se aproxima además un año electoral por lo cual me resta rogar por muchos pantalones para nuestros políticos, sobre todo demócratas, pero no los de vestir sino los se suponen coraje y voluntad para cumplir lo que prometieron.

Hay otra canción puertorriqueña de Navidad titulada “La Misma Cosa” cuyo coro dice “todos los años vienen con la misma cosa”. Conforme lo que pase en el frente migratorio en 2010 y en caso de inacción, veremos si es la canción que aplica el año que viene.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry