Garantizan ayuda a hijos de sin papeles: “Padres corrían riesgo de ser reportados”

Los inmigrantes indocumentados que soliciten beneficios públicos para sus hijos ciudadanos estadounidenses podrán seguir haciéndolo sin correr el riesgo de ser reportados ante Inmigración, como pretendía una nueva ley estatal en Arizona.

La ley estatal HB2008, aprobada durante la pasada sesión legislativa y que entró en vigor el 24 de noviembre, obligaba a los empleados estatales a denunciar a todos aquellos que acudan a solicitar beneficios públicos.

Nuevas especificaciones

Steve Meissner, director de comunicaciones del Departamento de Seguridad Pública de Arizona (DES), dijo a Efe que esta agencia aplicará todas las especificaciones de la nueva ley.

Manifestó que la nueva regulación obliga a los trabajadores sociales reportar ante la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) a aquellas personas que no cuentan con un estatus legal en el país y solicitan beneficios para ellos mismos.

Pero aclaró que en el caso de personas como una madre que reclama beneficios como cuidado médico o estampillas de comida para su hijo o hijos nacidos en los Estados Unidos “no existirá evidencia” de una violación a las leyes migratorias, por lo cual no será reportada.

Confusión y protestas

Ante la confusión que ha causado esta ley, aprobada por el Legislativo estatal en julio pasado, activistas y representantes de diversas organizaciones en Arizona han aconsejando a la comunidad no responder ninguna pregunta sobre su estatus migratorio ni tampoco firmar documentos al respecto al momento de acudir a solicitar beneficios para sus hijos.

Los trabajadores del estado que no reporten estas violaciones de inmigración podrían enfrentar hasta cuatro meses de prisión o una multa de $750.

Por su parte la Liga de Ciudades y Pueblos de Arizona informó que la próxima semana planea presentar una demanda en contra de la aplicación de la nueva ley.

Temor por nueva ley

“El principal riesgo es que las personas no acudan a solicitar los beneficios a los cuales sus hijos tienen derecho y califican para ello”, dijo hoy a Efe Jennifer Allen, directora de la organización Red de Acción Fronteriza en Arizona.

La activista aclaró que los requisitos para obtener los beneficios públicos no han cambiado y que los solicitantes no deben revelar su estatus migratorio.

Antonio Bustamante, abogado hispano y activista, explicó a Efe que esta ley es una extensión de la Ley 200, aprobada por los votantes de Arizona en el 2004 y que niega ciertos beneficios públicos a los inmigrantes indocumentados.

Tienen derechos

Manifestó que todas las personas deben saber y conocer sus derechos al momento que acudan a las Oficinas del Departamento de Seguridad Pública para solicitar ayuda con el cuidado médico, estampillas de comida o dinero en efectivo para sus hijos, entre otros.

“La ley pide a los trabajadores cuestionar el estatus migratorio, pero no obliga a las personas a responder”, aseguró Bustamante.

Recomendó que ninguna persona de forma voluntaria exprese su estatus migratorio ante ningún representante de estas agencias estatales, así como tampoco firme un documento que así lo exprese.

No les pueden negar

Tanto Allen como Bustamante coincidieron en que nadie puede negar los beneficios públicos a los hijos de indocumentados que sean ciudadanos estadounidenses, aunque se nieguen a responder preguntas sobre su estatus migratorio.

“Si alguien niega los beneficios a un niño americano por el estatus migratorio de sus padres, entonces se estarán violando los derechos de este menor y se puede apelar esta decisión”, advirtió el abogado.

La implementación de esta nueva ley estatal ha causado un gran temor y confusión entre la comunidad inmigrante en Arizona, por lo que activistas temen que al final los más perjudicados sean los hijos de indocumentados, los cuales tienen todos los derechos por haber nacido en este país.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry