Latinos son blanco de más delitos

Seducidos por la posibilidad de conseguir dinero fácil, Derrick Gooden y Keith Dixon cometieron una serie de robos durante un período de dos años, mayormente a hispanos que parecían tener abundante efectivo consigo.

Más casos

En marzo del 2006 los asaltantes pasaron a ser asesinos, cuando mataron de un tiro un trabajador de la construcción mexicano, Sergio Pineda, en la playa de estacionamiento del edificio donde vivía. Ambos se declararon culpables este año de robo y asesinato en relación con Pineda, y también admitieron otros seis asaltos, casi todos a hispanos.

La policía de todo el país dice que en los últimos años se ha notado un aumento en los asaltos a hispanos.

Acota que son blancos atractivos porque con frecuencia llevan dinero en efectivo consigo, no denuncian los robos y son reacios a prestar testimonio, tanto las víctimas como los testigos.

El procurador del distrito de Fulton, Paul Howard, quien llevó adelante el caso de Gooden y Dixon, dijo que los dos probablemente son responsables de decenas de robos, además de los que admitieron.

“Hemos percibido un incremento, sobre todo en los últimos diez años”, declaró Howard, quien trabaja como fiscal en Atlanta desde 1975, cuando había muchos menos hispanos en la región.

Datos reveladores

Un informe difundido en septiembre por la Oficina de Estadísticas Judiciales (Bureau of Justice Statistics) indica que en el 2008 los hispanos fueron víctimas de robos en un porcentaje mayos que el resto de la población, continuando una tendencia de años.

Por cada 1,000 hispanos mayores de 12 años, 3.4 fueron blanco de robos. Mientras que entre el resto de la población solo dos de cada mil fueron asaltados.

El Departamento de Justicia dice que el 21% de las víctimas de robos fue hispana en el 2008. Según el censo, los hispanos representan el 15% de la población. En el 2003, cuando eran el 14% de la población, fueron víctimas del 16% de los robos.

Las autoridades sospechan que las cifras no reflejan cabalmente la realidad ya que los hispanos a menudo no denuncian los robos.

En particular los indocumentados, pues una denuncia puede representar el inicio de un proceso de deportación. Hugo Arnoldo, guatemalteco de 30 años empleado de un restaurante, dice que no sabe qué haría si es asaltado.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry