Soñadores: Tomando las riendas de su causa

 

Un grupo que ha experimentado grandes transformaciones respecto a pasados debates migratorios al echar mano de la creciente influencia de las redes sociales, son los llamados “Soñadores”, jóvenes indocumentados que se beneficiarían de la propuesta DREAM Act que formaría parte de un plan de reforma migratoria integral, y que ha tratado de aprobarse además de forma independiente.

Son jóvenes que no cruzaron la frontera o violaron los términos de su visa por voluntad propia. Fueron traídos a Estados Unidos de niños, o han sido víctimas de la burocracia de un maltrecho sistema migratorio. La DREAM Act que tiene apoyo bipartidista, les otorgaría una vía de legalización si completan (o han completado) sus estudios, o si optan por el servicio militar.

Anualmente se gradúan 65,000 jóvenes indocumentados de las escuelas secundarias del país.

Durante la década pasada la DREAM Act se ha presentado por separado y como parte de medidas migratorias, incluyendo las fallidas reformas en 2006 y 2007.

Tras el fracaso de la reforma de 2007 se intentó avanzar la DREAM Act por separado, pero el plan impulsado por el senador demócrata de Illinois, Richard Durbin, no reunió los 60 votos requeridos para debatirla.

Juan, estudiante y activista de la red Dream Activist, y uno de los jóvenes que se beneficiaría del proyecto de ley, asegura que el revés de 2007 fue el detonante de un movimiento nacional más organizado.

“Creo que el principal cambio con respecto a 2007 fue nuestra decisión de echar mano de las herramientas disponibles y saturar todos los medios posibles para ponerle un rostro a nuestra causa, para humanizar el tema”, declaró Juan a America’s Voice.

Es un movimiento basado en el voluntariado, nada sencillo porque la mayoría de estos jóvenes no cuentan ni con documentación ni recursos para venir constantemente a Washington a cabildear. Pero han frenado deportaciones y están presentes en rincones inimaginables del país. Su lucha se ha plasmado en películas como Papers (Papeles) que se ha estado presentado en varias ciudades.

United We Dream es la coalición de organizaciones nacionales y locales en favor de la DREAM Act.

Dream Activist es “la página interactiva de United We Dream”, explicó a America’s Voice Marisol Ramos, cofundadora e integrante de la junta de la coalición y del New York State Youth Leadership Council.

La red intenta explicar a los estadounidenses y a quienes los representan en el Congreso, lo acertado que sería regularizar a una enorme cantera de talento no sólo por razones humanitarias sino económicas y de competitividad.

Juan enfatizó que Estados Unidos ya invirtió en estos jóvenes que acudieron a escuela primaria, intermedia y secundaria. “Es como plantar un árbol que al tiempo da fruto, pero dejan que el fruto se pudra. No se están beneficiando de su propia inversión”, señaló.

Irónicamente, mientras el gobierno promueve programas para combatir la deserción escolar entre las minorías, particularmente los hispanos, no legaliza a quienes quieren seguir estudiando o ya estudiaron y quieren trabajar.

Los jóvenes han establecido un modelo organizativo donde sin oficinas centrales ni los beneficios económicos de millones de dólares en partidas presupuestales, han sido capaces de movilizar su causa.

“Casi cien por ciento de nuestro trabajo es voluntario”, declaró Ramos quien tras su jornada de trabajo regular dedica otras siete horas a la labor de promover la medida DREAM Act en las redes sociales.

Para Ramos, los reveses de 2007 “nos enfrentaron a la cruel realidad, pero hemos madurado políticamente y nos hemos convertido en mejores activistas”.

Walter Lara, cuya deportación fue retrasada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo a America’s Voice, “mi caso es un buen ejemplo de la capacidad organizativa de los Soñadores”.

En comparación con 2007, “sin duda están más organizados, están utilizando la web más que nunca, están interactuando de manera efectiva con otros grupos, y están aprovechando cada oportunidad en las redes sociales y en los medios tradicionales para promover la causa”, afirmó Walter.

Pero el debate que rodea a la DREAM Act ha sido complicado.

De una parte, se oponen los que siempre argumentan que se está premiando a indocumentados. Otros se oponen a componentes del plan, como que se ofrezca legalización a cambio de servicio militar.

Y otros más argumentan que aprobar la DREAM Act por separado lastimaría los esfuerzos de la reforma migratoria amplia. Lo mismo se dice de legalizar al sector agrícola. Si estos dos segmentos se resuelven no habría voluntad política, dicen, para considerar al resto de los indocumentados.

Pero Ramos recuerda que muchos de los padres o familiares de los Soñadores son indocumentados y la madurez adquirida en el proceso “los han hecho mejores activistas y están listos no sólo para promover la DREAM Act sino otras causas”.

“A largo plazo, eso ayuda a cualquier causa”, concluyó Juan.

*La DREAM Act se reintrodujo en la presente sesión del Congreso.

En el Senado presentaron el proyecto S. 729 los senadores Richard Durbin y Richard Lugar, demócrata de Illinois y republicano de Indiana, respectivamente. La medida tiene 32 coauspiciadores y fue referida al Comité Judicial de la Cámara Alta.

 

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry