Propietarios de vehículos en Ohio deben comprobar residencia

Líderes de la comunidad hispana revisan las cartas enviadas por la Oficina de Vehículos Automotores, para determinar si el estado de Ohio está incurriendo en prácticas de caracterización racial y entrometiéndose indebidamente en asuntos federales de inmigración.

La Oficina de Vehículos Automotores de Ohio envió avisos a los propietarios de más de 47.000 vehículos para pedirles que entreguen pruebas de que ellos son residentes legales en Estados Unidos. Las cartas señalan que si los documentos solicitados no son presentados para el 8 de diciembre, el registro del vehículo se cancelará.

“Tenemos justo ahora algunas evidencias que parecen sugerir que se buscan nombres hispanos. Ello equivaldría a caracterizarlos por su etnia”, dijo Joseph Mas, presidente de la junta de la Coalición Hispana de Ohio. “No hay duda de que la población a la que apunta esto es la comunidad de indocumentados”.

Pero Lindsay Komlanc, vocera de la Oficina, dijo que las cartas “no tienen nada que ver con alguna población en particular”. Komlanca añadió que la medida estaba destinada a cerciorarse de que todos los registros son fiables.

La medida surge un mes después de que el diario The Columbus Dispatch reportó que el estado había permitido que miles de inmigrantes ilegales registraran su autos y obtuvieran placas para ellos.

La directora del Departamento de Seguridad Pública, Cathy Collins Taylor, ordenó la revisión el 22 de septiembre. En un memorándum, dijo que no está convencida de si el estado aplica todas las medidas posibles para prevenir fraudes, informó el viernes el diario The Dispatch.

Las cartas fueron enviadas el 9 de octubre, a personas con vehículos registrados sin una licencia de conducir, cédula de identidad o número de Seguridad Social. Los destinatarios deben presentarse en la Oficina, con uno de esos documentos y pagar 3,50 dólares para actualizar su registro.

Quienes reciban las cartas y no se presenten en la Oficina pueden ser detenidos y deportados si la policía los encuentra conduciendo. Se ha pedido a los agentes esperar hasta el 8 de diciembre para confiscar matrículas, dijo Komlanc.

Mas dijo que su organización y otros que luchan por una reforma de inmigración han recibido innumerables llamadas sobre las cartas. Los abogados contemplan formas de frenar esta auditoría y revisar si el estado tiene la capacidad legal de meterse en el tema de la inmigración.

El activista añadió que la medida podría derivar en la venta de miles de vehículos, en que los inmigrantes no sean capaces de dirigirse al trabajo ni de llevar a los niños a la escuela, y en un impacto negativo en general en las comunidades pobres.

“El blanco de este tipo de investigación son esencialmente los pobres, cuyo mayor pecado es querer ser estadounidenses”, dijo.

 

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry