“Operativos Streamline” (tolerancia cero) contra inmigrantes

En los “Operativos Streamline” (tolerancia cero) los inmigrantes arrestados con llevados a una cárcel y procesados y luego se les deporta bajo el programa de expulsión expedita del DHS.

Al ser deportados, a los inmigrantes les cae encima la denominada Ley del Castigo, que sanciona con penas de entre 3 y 10 años a indocumentados que permanecen entre 180 días y más de un año en territorio estadounidense sin el debido permiso de las autoridades de inmigración.

La Patrulla Fronteriza advierte que en caso de que los deportados reingresen sin autorización por la frontera y sean arrestados por segunda vez, enfrentan cargos penales graves.

La “Operación Streamline”, además puso fin a la práctica tradicional de permitir que los inmigrantes detenidos -sobre todo mexicanos- regresen voluntariamente a México si no tienen antecedentes de cruces ilegales por la frontera.

Todos los detenidos son llevados ante un juez en el menor tiempo posible antes de ser expulsados de Estados Unidos.

A finales de febrero del año pasado se supo que la Patrulla Fronteriza mantiene saturadas las cortes federales en Arizona debido a la ejecución del “Operativo Streamline” como fórmula para disuadirlos de cruzar la frontera.

Periódicos de Arizona han reportado que las cortes federales tienen retrasos de casos que involucran a indocumentados detenidos mediante el operativo.

El plan federal conducido por el DHS incluye sentencias que van de los 15 días a los seis meses de prisión como fórmula persuasiva, de acuerdo con la versión del diario.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes han denunciado que el objetivo del gobierno sería, al parecer, procesar en promedio a 100 indocumentados diarios, pero que los tribunales federales sólo tienen capacidad para llevar a cabo 60 juicios de todo tipo, sin enfocarse exclusivamente a las violaciones a las leyes de migración.

Durante la manifestación del lunes en Los Angeles, Ayón denunció cómo mientras tomaba una ducha se quemó parte de su cuerpo cuando los carceleros cambiaron abruptamente de agua fría a agua muy caliente.

“Una compañera que también estaba detenida sufrió quemaduras en la espalda”, agregó.

Otro caso presentado fue el de Javier, un residente legal “a quien lo iban a deportar por delitos menores”.

Según explicó el inmigrante, el negarse a firmar su deportación voluntaria le costó 10 meses de cárcel.

Saucedo igualmente denunció la manera como están siendo procesados los indocumentados en la corte del condado de Pima, en el estado de Arizona.

“Diariamente juzgan grupos de 70 personas a quienes presentan ante la corte encadenados de pies y manos. Los abogados que tiene la corte les recomiendan que se declaren culpables y así procesan 70 inmigrantes en dos horas”, denunció la activista.

“Lo más escandaloso es que la corte recibe 13 millones de dólares mensuales por juzgar a 70 personas diariamente, sin incluir otros costos como el transporte. Están tomando el camino más fácil al juzgar a quien no da problemas”, agregó.

“Están persiguiendo a gente que vino aquí a trabajar y no son criminales y si se niegan a firmar la deportación (voluntaria) los encarcelan y los torturan”, concluyó el activista.

 

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry