Intensificarán vigilancia migratoria

El gobierno del presidente Barack Obama ha firmado acuerdos con 55 agencias estatales y locales, para que ayuden a vigilar el cumplimiento de las leyes de inmigración, incluyendo al alguacil de un condado de Arizona, investigado por presunta caracterización racial, informó el viernes el Departamento de Seguridad Nacional.

El gobierno había suspendido el programa, que según los críticos, era mal manejado y abría la puerta a la caracterización y discriminación racial. Antes de que se suspendiera, había 66 agencias locales y estatales participantes.

Bajo los términos del nuevo acuerdo, el alguacil Joe Arpaio y sus agentes podrán revisar si los presos en la cárcel del condado de Maricopa, Arizona, están en el país legalmente. Sin embargo, no tendrán el poder de detener a infractores de leyes de inmigración, como lo habían hecho, dijo John Morton, subsecretario de seguridad nacional, quien supervisa la dirección de inmigración y aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Mientras el gobierno daba pasos para limitar los poderes del alguacil, éste lanzó una operación contra la delincuencia y la inmigración ilegal en el área de Phoenix.

Morton dijo que daría a la oficina de Arpaio el mismo trato que a cualquier otra autoridad, cuando el alguacil establezca contacto con ICE para entregar a la gente que haya detenido, y evaluará los méritos de cada caso.

Se ha permitido que Arpaio continúe en el programa porque éste se ha modificado a fin de añadir más responsabilidades y supervisión. Además, el programa se enfocaría ahora en la deportación de quienes cometan infracciones penales, dijo Morton.

“Ellos identifican y detienen , en coordinación con nosotros, a un número muy grande de gente que comete delitos graves, y eso protege la seguridad pública en Arizona”, dijo Morton. “Determinamos que sus acciones anteriores no coincidían con las prioridades del programa revisado”.

Muchos defensores de los inmigrantes y de los derechos civiles siguen criticando el programa. El Caucus Hispano del Congreso ha pedido que Obama lo cancele.

Otros señalan que es necesario reducir la inmigración ilegal.

Muchos legisladores, incluido el presidente de la Cámara de Representantes, que aprueba el presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional, han presionado al ICE para que deporte a más personas que hayan cometido delitos.

La continuación del “programa 287(g)”, con algunos cambios, refleja la postura del gobierno ante la vigilancia de que se cumplan las leyes de inmigración hasta ahora. El Departamento de Seguridad Nacional ha reformado algunas políticas y programas del gobierno del ex presidente George W. Bush, añadiendo más supervisión y tratando de prevenir abusos a los derechos civiles.

Sin embargo, ha tratado cuidadosamente de no dar la apariencia de que asume una postura débil o que abandona la vigilancia del cumplimiento de las leyes.

“No tratamos de sugerir que si alguien está aquí ilegalmente o si además de ello comete delitos menores, no va a ser sujeto de deportación de Estados Unidos”, dijo Morton.

Cuatro agencias locales y estatales se negaron a revisar sus acuerdos 287(g), y dos retiraron sus solicitudes. Se trata de las oficinas de los alguaciles de los condados de Brevard y Manatee (Florida), el departamento de policía de Framingham (Massachusetts), el alguacil de Cumberland (Carolina del Norte), el departamento de policía de Mesquite (Nevada) y el departamento de policía de Houston.

 

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry