Immigrantes, “A tomarse las calles”

La demora en el arranque del debate migratorio tiene con los “pelos de punta” a decenas de activistas en Estados Unidos. Mientras unos planifican marchas para mediados de octubre y “tomarse las calles” para presionar a los poderes ejecutivo y legislativo, otros están pidiendo a la población que “saturen” las líneas telefónicas de la Casa Blanca y del Congreso con mensajes de respaldo a la legalización de millones de indocumentados.

Siguen negociando

La reforma migratoria todavía está “veremos”. Un proyecto de legislación que iba a ser presentado a comienzos de septiembre por el Senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York), fue postergado y no hay fecha para su entrega. Un segundo plan está en manos del también demócrata Luis Gutiérrez (Illinois), pero ambos tienen dificultades porque no cuentan con patrocinio republicano.

“Están buscando co-patrocinadores”, reconoció el viernes José Parra, vocero hispano de la oficina del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid (Nevada). “Están en conversaciones”.

Son precisamente esas conversaciones las que inquietan a los activistas, porque en el curso de 2009 no han dado los resultados favorables a una espera que tiene en ascuas a 12 millones de extranjeros “sin papeles”, muchos de ellos con hijos y cónyuges estadounidenses o con residencia legal permanente.

Marcha en Los Angeles

“Estamos preocupados, pero con el ánimo firme y trabajando para que se inicie el debate migratorio lo antes posible”, dijo el activista Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Angeles, California. “Saldremos a las calles el sábado 10 de octubre para presionar al gobierno de Barack Obama y al Congreso para que empiecen, no a aprobar la reforma, sino como mínimo introducir algún tipo de paquete para que comencemos una conversación seria sobre el tema migratorio”.

Obama prometió, durante la campaña presidencial en 2008, que de ser electo presidente introduciría una propuesta de reforma amplia en el curso de su primer año en la Casa Blanca, pero la promesa se ha visto en peligro por el atraso en el debate de la reforma de salud en el Congreso.

“Nosotros estamos viendo esa dificultad, pero esperamos que una vez aprobada esa reforma (de salud), inmediatamente el Congreso inicie el debate migratorio. Pero para eso tenemos que presionar, llamar, dejar mensajes telefónicos al Presidente y a los líderes de ambas cámaras en el Congreso, para que sientan la presión y entiendan que aquí estamos, solicitándoles una reforma migratoria generosa”, apuntó Gutiérrez.

###

Para obtener más información sobre estè u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry