Nació en EE.UU… pero lo deportaron por su ‘piel mexicana’

Mark Lyttle nació en Carolina del Norte, no habla español y es ciudadano de Estados Unidos, sin embargo, esto no impidió que fuera deportado a México por las autoridades de inmigración en diciembre del 2008.

Luego de pasar cárcel en Honduras, de andar sin un peso en México y de terminar en Guatemala, y gracias a la intervención de un hermano militar, Lyttle pudo volver a su país de origen y del cual siempre ha sido ciudadano: Estados Unidos.

Pero una vez más, y aunque tenía un pasaporte de Estados Unidos, fue detenido por el Departamento de Seguridad Interna (DHS) al llegar al aeropuerto de Atlanta, Georgia en abril del 2009.

Ahora, por fin está libre, y ha comenzado a contar su odisea.

De Mark a José

Lyttle, quien ha sufrido de problemas mentales y de desarrollo estaba a punto de salir de una cárcel en Carolina del Norte, tras cumplir una sentencia por un delito menor. Pero pocos días antes de salir, una agente del ICE, le informó que su “verdadero” nombre era José Thomas y que era mexicano y que iba a ser deportado.

Según Lyttle, una de las personas encargadas le dijo: Tu tienes piel morena, pareces de México, y alertó a las autoridades de inmigración. El padre biológico de Lyttle es de Puerto Rico.

“Mi madre es Jeanne Lyttle, aquí está mi número de seguro social, mi hermano está en el ejército, por favor llamen a alguien!”, fue lo que repitió Lyttle a los agentes de inmigración, y lo repitió ante el juez que firmó su deportación.

“Nadie chequeó, nadie me creyó”, relata Lyttle en una entrevista con Jacqueline Stevens, profesora de leyes de la Universidad de California, Santa Bárbara.

De México a Guatemala a Guatepeor

El Departamento de Seguridad Nacional, también tiene su versión, y cuenta con un documento firmado por Lyttle donde el joven dice que nació en México.

“Individuos que esconden su verdadera identidad y hacen declaraciones falsas a agentes del ICE crean problemas para ellos mismos y para los agentes de la ley”, dijo el portavoz de ICE Ivan Ortiz-Delgado, en un comunicado.

Lyttle, quien se quedó sin tratamiento para sus problemas mentales, dice que decidió decir que era de México cansado de estar en la cárcel mientras se procesaba su caso de deportación, y que sólo quería salirse, y que además nadie le creía que era estadounidense. Además pensó que sería interesante conocer México, además viajando gratis.

También existe otro documento donde Lyttle juramenta que es ciudadano de Estados Unidos. Pero cualquier policía principiante sabe que cuando se trata de personas con problemas mentales, o incluso el más cuerdo del mundo, hay por lo menos realizar una investigación básica y buscar evidencia que compruebe o niegue su declaración.

En este caso había evidencia. Para deportar a Lyttle, que la agencia ya reconoció como “un error”, el DHS ignoró los datos del FBI que presentan a Lyttle como ciudadano, no se molestaron en buscar su certificado de nacimiento, ni se preocuparon por el hecho que les presentó un número de seguro social válido.

Tampoco contactaron a su familia para verificar su estatus, según revela el archivo de más de 300 páginas que tiene el DHS sobre el caso.

Con pasaporte y lo detuvieron

Toda esta “investigación” la completó en un par de horas, Marie Alvarado vice-cónsul de Estados Unidos en Guatemala, donde Lyttle fue a parar después de ser deportado de México y luego de Honduras.

En menos de un día, Alvarado, quien se tomó la molestia de llamar a la madre de Lyttle en Georgia, consiguió los papeles necesarios y le entregó su pasaporte. Incluso con su pasaporte, inmigración lo volvió a detener al llegar a Estados Unidos. Logró salir, esta vez, con la ayuda de un abogado.

Este no es el primer caso, y desafortunadamente es una historia que se repite.

El caso de Pedro Guzmán quien fue deportado a México a pesar de ser ciudadano de Estados Unidos le valió una demanda al gobierno por parte de la ACLU.

“Esta demanda busca principalmente suspender las políticas y prácticas conjuntas de dos departamentos especialmente, el del alguacil y el departamento de inmigración”, explicó Teresa VirgenTorres, del de ACLU que ha estado al frente del caso de Guzmán desde su deportación.

“Lo que le sucedió a él nunca debió haberle sucedido ni a él ni a nadie”, afirmó y resaltó que “la angustia y el sufrimiento de esta familia que estuvo durante 85 días buscando a Peter en Tijuana”.

Deportado dos veces

Según explicó Torres, la madre de Peter tuvo que renunciar al trabajo para dedicarse a tiempo completo a buscar a su hijo.

Guillermo Olivares Romero, también tiene su odisea que contar. Nació en Estados Unidos, y fue deportado DOS VECES.

“A pesar de que muchas veces les dije [a inmigración] que había nacido aquí. Me decían que yo era mexicano porque me parecía a los mexicanos”, dijo Olivares, en una entrevista con AP.

Olivares salió libre cuando la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó su certificado de nacimiento, las vacunas y los archivos de la escuela.

###

For more information on this or any other topics contact the offices of  J. David Peña at 305.373.5550 or info@myvisausa.com

Anuncios