Obama y Napolitano reiteran apoyo a propuesta migratoria

El presidente Barack Obama reiteró el jueves su compromiso con una reforma migratoria integral ante unos 125 representantes de entidades involucradas en dicha reforma, pero no estableció fechas concretas, de acuerdo con asistentes a la reunión.

Obama dijo brevemente que sería difícil aprobar una propuesta migratoria, pero reconoció que sí se puede lograr, e indicó que el proceso comenzaría a rodar a fines de este año, cuando se espera que el senador demócrata Chuck Schumer presente una propuesta migratoria, apuntaron algunos asistentes.

La declaración del presidente, la cual se extendió de 5 a 7 minutos, ocurrió en el marco de la reunión de dos horas de la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, con los líderes de gremios, organizaciones activistas por los derechos de los inmigrantes y derechos civiles, entidades religiosas, representantes de agencias del orden y del sector comercial, así como funcionarios de Seguridad Interna y del gobierno de Obama.

Fue la primera vez que el presidente se reúne con líderes de organizaciones intercesoras de una reforma migratoria integral.

“Es tremendo … Es un paso adelante significativo”, dijo a la AP Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, campaña de comunicaciones de la coalición de organizaciones pro reforma migratoria integral. “El presidente básicamente nos dijo: somos serios al respecto, estamos comprometidos con una reforma migratoria y vamos a hacerlo”.

Durante la reunión en la Casa Blanca, los asistentes fueron divididos en diversas mesas de trabajo a las que Napolitano se acercó para escuchar las preocupaciones e ideas de todos, según indicó Angela Kelley, vicepresidente de Intercesión y Política Migratoria del Centro para el Progreso Estadounidense.

Inmigración y la lista de prioridades

Pero hoy, se pregunta Rudy Ruiz fundador del sitio RedBrownandBlue.com y comentarista de CNN: ¿Dónde quedó la reforma migratoria en la lista de prioridades de Obama?

Aparentemente sus promesas de campaña se desploman más rápido que las acciones en el mercado, dice Ruiz. Quizás piensa que con tantas otras preocupaciones no lo vamos a notar. Y en vez de hablar claramente frente a los líderes latinos, que apoyaron su candidatura, lo ha hecho durante una reunión con jefes de estado extranjeros.

¿Qué dijo Obama? No hay reforma migratoria hasta el 2010. Pero entre que el presidente está gastando todas sus energías políticas en la reforma de salud y que el 2010 es año de las elecciones de mitad de período, este aplazamiento es tan amenazante como la promesa es dudosa, recalca Ruiz.

“La experiencia y la historia nos han dicho si se aplaza hasta el año siguiente, entonces estamos hablando de 2011,” dijo el Rep. Henry Cuellar, D-Texas, al San Antonio Express-News.

Inmigración vs. economía

El presidente estadunidense Barack Obama continúa dejando a un lado la reforma integral de inmigración, situación que no favorece la recuperación de la economía nacional, opinó The Wall Street Journal.

El diario señaló que Obama ignora su promesa de campaña de que la reforma sería “una prioridad en mi primer año como presidente”.

Tras su reunión la semana pasada en la cumbre en Guadalajara con los líderes de México y Canadá, Obama manifestó que la reforma tendrá que esperar hasta el próximo año.

El periódico asentó que Obama sigue la estrategia del segundo mandato del hoy ex presidente George W. Bush en cuanto al endurecimiento de medidas en la frontera y castigo a empleadores que contraten a trabajadores indocumentados, aun si lo desconocen.


“El tema de qué hacer con 12 millones de indocumentados en el país ha tenido poca atención, al igual que las propuestas de trabajadores invitados que crearían más vías legales para que trabajadores extranjeros entraran al país, reduciendo la entrada ilegal”, acotó.

El diario reseñó el reciente estudio publicado por el Instituto Cato, que considera que el enfoque en repeler el trabajo de los inmigrante hace más daño que bien a economía estadunidense.

“Un aumento del control policiaco y una menor inmigración de trabajadores poco calificados tiene un significativo impacto negativo en el ingreso de las familias en Estados Unidos” escribieron Peter Dixon y Maureen Rimmer, autores del estudio.

“Por el contrario, la legalización de trabajadores poco calificados representaría un significativo incremento de ingresos para trabajadores y familias estadunidenses”, añadieron.

Un programa que permitiera que más extranjeros poco calificados entren a Estados Unidos a trabajar le galmente pondría a los contrabandistas de personas y a los falsificadores de documentos fuera del negocio, explican los autores.

“También permitiría que los inmigrantes aumenten la productividad y crearía más oportunidades de empleo para los estadunidenses mejor calificados”, señala el estudio.

El estudio encontró que legalizar la entrada de más inmigrantes poco calificados se traduciría en beneficios económicos por cerca de 180 mil millones de dólares al año para las familias en Estados Unidos.

La suposición común es que los inmigrantes latinos desplazan a los nativos y como consecuencia aumentan el desempleo, señaló el rotativo.

La realidad es que estos inmigrantes no tienden a competir directamente con los nativos. Toman más a menudo empleos que no toman los estadunidenses, quienes cada vez están mejor preparados y tienen mejores oportunidades de empleo, puntualizó.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry