Obama heredará caos de documentos falsos

“No match” sigue detenido en una corte.

El Gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, heredará la inconclusa disputa legal por un reglamento que exige el despido de extranjeros que recurren a documentos falsos para ganarse la vida y que se conoce como “No match rule”.

Las cartas “no match rule”

Un dictamen de un juez federal, el viernes pasado, pareció responder las plegarias de un creciente coro de voces del sector empresarial y de grupos pro-reforma que se opone al reglamento.

El reglamento exige que las empresas despidan a empleados cuyo número de Seguro Social no corresponde con el de una base de datos federal, pero permanece frenado en los tribunales desde octubre de 2007 debido a una demanda entablada por grupos cívicos, empresariales y sindicalistas.

De ponerse en vigor, las compañías que se nieguen a cumplir con el reglamento y corregir las discrepancias en los documentos, en un plazo de 90 días, quedarán sujetas a multas y hasta penas carcelarias.

En forma paralela, el gobierno federal tiene funcionando otros tres sistemas de verificación de empleoque también son cuestionados por grupos nacionales defensores de los inmigrantes.

Freno al gobierno

El juez federal de San Francisco, Charles Breyer, rechazó una petición del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para agilizar las audiencias de la demanda.

El titular del DHS, Michael Chertoff, había publicado una nueva versión del reglamento más de un año después de que el juez impidiera la entrada en vigor de la norma, pero no fue suficiente.

En la nueva versión, el DHS argumentó que las empresas tienen la obligación de investigar y corregir cualquier discrepancia en los números de Seguro Social de sus empleados porque, a su juicio, una discrepancia es, con seguridad, un “indicador legítimo” de que la empresa está contratando a indocumentados.

Traspaso a Barack Obama

El Gobierno del presidente George W. Bush esperaba que el asunto quedara resuelto a su favor y que el reglamento entrara en vigor antes de la toma de posesión de Obama el próximo 20 de enero.

Ahora, las deliberaciones sobre la demanda comenzarán en febrero.

Es decir, será uno más de los problemas que heredará el Gobierno de Obama, presionado desde ya para que trabaje junto con el Congreso hacia una reforma migratoria integral que condene la “satanización” de los indocumentados y les abra una vía para su estancia legal en Estados Unidos.

El Gobierno ha insistido infructuosamente en que el reglamento le daría colmillos a una ley federal de 1986 que prohíbe la contratación, a sabiendas, de inmigrantes indocumentados.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry