Miles “en peligro”

Tras revisar el nuevo reglamento del ‘No-Match’ anunciado por el DHS, Lucas Guttentag, director del proyecto de Inmigración de la ACLU, dijo que “en lugar de salvaguardar puestos de trabajo en tiempos peligrosos, la administración (del presidente George W.) Bush optó por poner en peligro la vida de millones de trabajadores al insistir en el uso de la desacreditada base de datos de la SSA”.

Agregó que si el objetivo es proteger a los trabajadores, la administración “debe hacer valer nuestras horas extraordinarias, el trabajo, detener la explotación de los trabajadores y poner todo su esfuerzo en aprobar leyes contra el abuso y la explotación”.

“Esas sí son cosas que protegerán a todos los trabajadores y castigarán a las empresas que violan la ley”, apuntó.

Impacto negativo

Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Immigration Law Center (NILC), señaló que el DHS “ha reeditado la misma norma con absoluto desprecio por el impacto que ésta tendrá sobre los trabajadores autorizados para laborar en Estados Unidos que pierdan sus empleos a causa de las inexactitudes en la base de datos de la SSA” y que el gobierno “no se ha dado cuenta de ello”.

Agregó que la reedición del reglamento final “no tendrá un impacto en la inmigración de indocumentados”, como piensa el gobierno, sino en trabajadores legales.

Advirtió que en momentos de crisis económica como la que vive el país, ‘No-Match’ haría perder puestos de trabajo a empleados documentados, y pidió al gobierno que reoriente el programa para censurar a empleadores que explotan a los trabajadores indocumentados.

Mala receta

A su vez, John Sweeney, presidente de la AFL-CIO, dijo que la reedición del reglamento ‘No-Match’, apoyado en la cuestionada base de datos de la SSA “es una receta para el desastre, tanto para los trabajadores como para la economía” estadounidense.

“La actual administración ha decidido hacer caso omiso de estas realidades y seguir adelante con una política nociva, dejando un desastroso regalo a nuestros nuevos dirigentes”, sostuvo.

Sweeney dijo que “en lugar de castigar y causar discriminación contra los trabajadores, que serán las víctimas inocentes de una base de datos fatalmente deficiente, la administración debería abandonar esta norma a menos que se puede garantizar que los trabajadores no perderán sus puestos de trabajo”.

Estudios adversos

La AFL-CIO recordó que el propio Inspector General del SSA concluyó que más del 70 por ciento de las discrepancias con la base de datos de la agencia federal corresponden a trabajadores ciudadanos estadounidenses.

El sindicato recalcó que las discrepancias entre los nombres de los trabajadores aportados por las empresas y los datos en poder del SSA puede ser el resultado de muchos factores, entre ellos errores humanos inocentes, cambios de nombre debido a matrimonio o divorcio o el uso de múltiples apellidos.

La coalición de derechos civiles añadió que otros estudios han encontrado que la propuesta de ‘No-Match’ tendría un impacto negativo significativo sobre los costes económicos de los empleadores y de los inmigrantes que sí cuentan con permiso para trabajar en Estados Unidos y cuyos nombres erróneamente aparezcan en la cuestionada base de datos del SSA.

Finalmente, la coalición resaltó que un análisis encargado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos a Richard B. Belzer, que posee un doctorado en política pública de la Universidad de Harvard, encontró que más de 165 mil trabajadores legales podrían perder sus puestos de trabajo a causa de su incapacidad para resolver las discrepancias con la base de datos del SSA.

El costo para los empleadores sería de por lo menos $1,000 millones por año, concluyó.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry