Juicio pendiente

Respecto al envío de las cartas ‘No Match’, a principios de noviembre el DHS anunció la publicación de un nuevo reglamento y dijo que pedirá a la Corte que anule la medida cautelar decretada en octubre del año pasado para enviar miles de cartas a empleadores en todo el país que tienen empleados cuyos nombres no concuerdan con los datos del Seguro Social.

El reglamento se encuentra frenado por una corte federal de California, que dictamino que su ejecución podría causar “muchas dificultades” a las empresas y a sus empleados, y porque los demandantes (la AFL-CIO, el mayor sindicato de Estados Unidos) demostró “que serán dañados de manera irreparable [los derechos de trabajadores] si (…) se permite implementar la nueva norma”.

Según el gobierno, esta vez el nuevo reglamento permitirá a los empleadores resolver las discrepancias que aparezcan en las cartas emitidas por la Administración del Seguro Social (‘No-Match’ o ‘No-Concordancia’), pero la corte volvió a fallar que el asunto será visto en febrero de 2009, durante la administración del presidente Barack Obama, que asume el 20 de enero.

De qué se trata

El ‘No-Match’ es un programa de verificación de empleo regulado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, una de las 23 agencias que integran el DHS).

Consiste en cotejar los nombres de los trabajadores con los formularios W/2 y determinar que corresponden a la misma persona. Un programa paralelo, denominado E-Verify -al que por ahora acceden voluntariamente los empleadores-, también está conectado a la base de datos de la SSA.

Si el número de Seguro Social aportado por el empleador no es idéntico al número registrado por el gobierno, este recibirá una carta de la SSA notificándole la ‘No-concordancia’ y le dará un plazo para arreglar el problema.

En caso que los datos sean aportados por el empleador (por medio del formulario I-9) y estos no coincidan con los registros de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración respecto a la autorización de empleo del trabajador, la carta será enviada por el DHS.

‘No-Match’ concede un plazo de hasta 90 días a los empleadores para reparar las diferencias. Si no lo hacen y el trabajador no aporta las pruebas necesarias para corregir el error, el patrono procederá al despido.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry