El primer dictamen

El fallo preliminar fijó el 1 de octubre de 2007 para tomar una decisión en firme.

Pero ese día, el juez Charles Breyer escuchó los alegatos de las partes y otorgó más tiempo para estudiar los nuevos argumentos de ambas partes en el caso.

La orden resultó necesaria porque “está claro… que los denunciantes podrían sufrir daños irreparables” si el gobierno aplicara su plan tal como está formulado, según explicó el juez.

En qué consiste

El ‘No-Match’ es un programa de verificación de empleo regulado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, una de las 23 agencias que integran el DHS).

Consiste en cotejar los nombres de los trabajadores con los formularios W/2 y determinar que corresponden a la misma persona. Un programa paralelo, denominado E-Verify -al que por ahora acceden voluntariamente los empleadores-, también está conectado a la base de datos de la SSA.

Si el número de Seguro Social aportado por el empleador no es idéntico al número registrado por el gobierno, este recibirá una carta de la SSA notificándole la ‘No-concordancia’ y le dará un plazo para arreglar el problema.

En caso que los datos sean aportados por el empleador (por medio del formulario I-9) y estos no coincidan con los registros de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración respecto a la autorización de empleo del trabajador, la carta será enviada por el DHS.

‘No-Match’ concede un plazo de hasta 90 días a los empleadores para reparar las diferencias. Si no lo hacen y el trabajador no aporta las pruebas necesarias para corregir el error, el patrono procederá al despido.

Rechazan reglamento

Pese a que el gobierno aseguró que la nueva edición del reglamento atiende las preocupaciones de la corte y garantiza que no se producirán despidos injustificados, una coalición de organizaciones de derechos civiles liderada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), estimó que el nuevo instructivo “sigue poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores autorizados para trabajar en Estados Unidos”.

Agregó que ‘No-Match’, además, tendrá un efecto devastador en la ya de por sí afectada economía nacional “y da lugar a la discriminación generalizada en la mano de obra”.

“La norma reeditada no contiene verdaderos cambios desde la versión anterior”, dijo la coalición. “Todavía utiliza de forma incorrecta la base de datos” empleada para el control, la que obligará  a los empleadores a despedir a aquellos trabajadores cuyos nombres no concuerden con los registrados del Seguro Social.

La coalición también dijo que las cartas ‘No-Match’ nunca fueron consideradas motivo de despido, porque no constituyen prueba suficiente para demostrar que el trabajador no tiene permiso para trabajar en Estados Unidos.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry