Detalles del plan

Según la publicación de Sessions, los 15 proyectos que integran el plan fueron creados a raíz del fracaso del debate de la reforma migratoria en junio de 2007.

Sessions indicó que 12 legisladores apoyan la propuesta y que cada uno de los proyectos de ley es específico, y que todos contribuirán a mejorar el actual sistema de inmigración.

Los planes incluyen incrementar las políticas de seguridad fronteriza, redadas en los centros de trabajo, verificación de empleo, cárcel a los indocumentados y deportaciones.

“El pueblo estadounidense ha dejado en claro que quiere que el Congreso tome medidas para limitar la inmigración ilegal, asegure nuestras fronteras y restaure la legalidad del sistema de inmigración”, apuntó Sessions.

Agregó que “no podemos permitirnos el lujo de sentarnos de brazos cruzados y no hacer nada”, y añadió que el paquete de leyes “representa una serie de medidas políticamente viables que hagan verdaderas mejoras a nuestro sistema de inmigración”.

Radiografía del plan

  • Muro. Recomienda continuar con la construcción del muro fronterizo en la frontera con México.
  • Inglés. Pide que el inglés sea reconocido como el idioma oficial de Estados Unidos.
  • Licencias de manejo. Exige que la totalidad de los estados nieguen licencias de conducir a los inmigrantes indocumentados.
  • Criminalizar la estadía ilegal. Establecer penas mínimas obligatorias para la entrada indocumentada a Estados Unidos.
  • Verificación de empleo. Permitir que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) corrobore la identidad de los trabajadores con los números de Seguridad Social y los datos entregados al Departamento de Rentas Internas (IRS).
  • Castigo a la contrata ilegal. Multas y otras sanciones a patronos que contraten a sabiendas a inmigrantes indocumentados.
  • Deportación a infractores de la ley. Recomienda deportar a todo extranjero indocumentado que haya cometido un delito y haya sido condenado en Estados Unidos.
  • Negar libertad a indocumentados condenados por delitos. Deberán ser entregados a las autoridades de inmigración antes del cumplimiento de las penas de cárcel.
  • Cancelación de ayudas externas. Si un país se niega a recibir a sus ciudadanos deportados, Estados Unidos debe negar todo tipo de ayuda a esa nación, incluyendo visas.
  • Castigo a ciudades santuario. Retiro de ayudas federales a ciudades y/o estados que se declaren santuario de inmigrantes.
  • Militarización de la frontera. Ampliar la ley vigente y extender la operación de envío de soldados de la Guardia Nacional para la vigilancia de las fronteras. Las tropas ayudarán en la construcción del muro, y colaborarán en tareas de vigilancia y rescate.
  • Policía cazainmigrante. Dar poder extraordinario a las policías y agencias locales (estatales y municipales) para que realicen tareas que por ahora ejecuta el servicio de inmigración en el freno de la inmigración indocumentada.
  • Deportación de ebrios. Modificar la ley para proceder al arresto y deportación de inmigrantes que sean detenidos y arrestados por conducir ebrios. El plan también recomienda que los extranjeros condenados por este delito no pueden obtener beneficios migratorios.
  • Ayudas en otro idioma. Derogar la ley ejecutiva (aprobada bajo la administración de Bill Clinton) que faculta al gobierno federal proporcionar servicios de una persona en su idioma nativo. (Afectaría a las lenguas indígenas).
  • Ponentes. Los legisladores republicanos que patrocinan los proyectos de ley son: Jeff Sessions (Alamaba), Aron Specter (Pensilvania), Jim (Carolina del Sur), David Vitter (Louisiana), James Inhofe (Oklahoma), Pete Domenico (Nuevo México), Saxby Chambliss (Georgia), John Barrasso (Wyoming), Elizabeth Dole (Carolina del Norte), Johnny Isakson (Georgia), Tom Coburn (Oklahoma) y Lamar Alexander (Tennessee).

El último debate

Entre marzo y abril del año pasado un grupo integrado por demócratas, republicanos y la Casa Blanca redactó en secreto un plan de reforma migratoria que incluyó un fuerte componente de seguridad y una vía de legalización para indocumentados que se encontraban en el país, hablaran inglés, pagaran impuestos y carecieran de antecedentes criminales.

El 21 de mayo el plan fue aceptado para ser debatido por el Senado, pero el 3 de junio las discusiones fueron suspendidas por falta de apoyo bipartidista y por el fuerte número de enmiendas (la mayoría republicanas) que pretendían eliminar la vía de legalización e incrementar las propuestas de seguridad, incluidas la deportación de los 12 millones de indocumentados.

El 21 de junio el Senado aceptó reanudar el debate, pero una nueva oleada de enmiendas hizo fracasar el proyecto.

El día 28 el liderazgo demócrata anunció el término de las negociaciones y dijo que la reforma migratoria volvería a debate probablemente después de las elecciones presidenciales, cuando los estadounidenses elijan al sucesor del presidente George W. Bush.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry