Cómo se conecta

El sistema, al que los empleadores acceden por teléfono o Internet, faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.

Las empresas que tienen contratos con el gobierno estadounidense están obligadas a verificar las identidades de sus trabajadores.

Un segundo sistema fue habilitado en julio del año pasado por DHS. Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), “herramienta” federal para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

Un tercer plan paralelo impulsado por el DHS, basado en el envío de cartas a empleadores advirtiendo sobre reglas más severas a quienes contraten a indocumentados, por ahora se encuentra suspendido por orden de un juez federal de San Francisco.

El formulario I-9

La verificación de empleo se solicita por medio del Formulario I-9 en el que los patronos especifican el estatus migratorio del trabajador, el número de residente (número de Alien) registrado en la autorización de empleo y el número de Seguro Social.

Una vez enviado esos datos, el gobierno verifica los datos y envía al empleador la imagen de la persona almacenada en sus bases de datos para que sea cotejada por el patrono.

Previo a la puesta en vigor de la primera fase del programa, en 2003, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración de Estados Unidos (AILA, por sus siglas en inglés) emitió varios comunicados en los que advirtió que el sistema contenía errores “graves” y “peligrosos”

Programa defectuoso

AILA precisó que el plan piloto desarrollado por el DHS fue revisado y cuestionado en 2004 por el General Accounting Office (GAO, Oficina del Inspector General de la Fiscalía de Estados Unidos) y pidió al gobierno extender las revisiones por un mínimo de seis meses, pero que la solicitud no fue atendida.

La revisión, dijo AILA, fue requerida “debido a defectos” en el diseño del sistema de verificación.

La asociación también advirtió que el plan dio poderes especiales a los gobiernos estatales y locales “para usar el programa y comprobar el estatus de inmigrantes y ciudadanos”, funciones que por ley le corresponden sólo al gobierno federal estadounidense.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry