Sin solución a la vista

Cristina López, subdirectora del Center for Community Change, comparte las preocupaciones de Medina, Cárdenas y Martínez. “La Ley Save Act está plagada de errores, tales como los mecanismos que verificación que incluye”, dijo.

Agregó que las organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes de Estados Unidos “estamos bastante preocupados” por la “maniobra legislativa” y dijo que el número que hace falta para llegar a las 218 firmas no es tan grande como algunos piensan.

“Estamos a unas 20 firmas de que ellos logren traer esto al pleno y lo sometan a voto”, subrayó.

Tras una pausa, López dijo: “No creemos que el proyecto de ley pase en el voto general, pero de triunfar la moción de por sí sería bastante preocupante. Nos inquieta que en el Congreso se debata esta ley, que las fuerzas antiinmigrantes tomen la iniciativa, que el tema de los indocumentados se ventile de esta manera y que no se hable, por ejemplo, de darles una vía de legalización justa y humana”.

Llamadas telefónicas

López, Cárdenas y Medina coincidieron en que esta semana es clave para el futuro no sólo de la ley Save Act, sino también para los indocumentados de Estados Unidos.

“Que todos nuestros afiliados llamen al Congreso, que marquen el (202) 225-3121, pidan que le conecten con su Congresista y le digan que no apoyen la petición de descargo”, dijo Medina.

López agregó que en el mensaje “pidan a quienes la han formado que desistan y que a cambio exijan un debate amplio de la reforma migratoria que incluya la legalización de los indocumentados”.

En junio del año pasado la planta telefónica del Congreso se colapsó de miles de llamados para bloquear el debate de una ley tripartita que había sido redactada en secreto por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca.

“No queremos que esta vez sea igual”, dijo López. “Debemos impedir que los antiinmigrantes ganen esta batalla”.

Radiografía del SAVE Act

La polémica ley restrictiva de reforma migratoria en manos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes recomienda, entre otras medidas:

  • Reforzar las fronteras.
  • Mejorar el cumplimiento de la ley dentro del país y en los centros de trabajo.
  • Simplificar los programas existentes de trabajadores invitados (empleos temporales).
  • Mejorar el actual sistema de inmigración y ayudar a los inmigrantes recientes para que se asimilen lo antes posible a la cultura estadounidense.

En cuanto a las regulaciones sobre verificación de empleo, exige que los empleadores despidan a aquellas personas que no puedan verificar que tienen los documentos legales para trabajar en Estados Unidos.

El SAVE Act también convierte en delito federal el transportar, dar albergue, ocultar o proteger a un inmigrante indocumentado, recomendación que ya había sido ventilada a finales de 2005 por la Cámara de Representantes cuando aprobó el proyecto de ley HR 4437, patrocinado por el republicano James Sensenbrenner (Wisconsin), que criminalizaba la estadía ilegal, por ahora una falta de carácter civil.

Pero la nueva medida incluye una cláusula para proteger a aquellas personas que ayudan a inmigrantes ilegales mientras trabajan en organizaciones religiosas sin fines de lucro.

Pese a ello, la forma en que está redactada la propuesta no parece proteger a trabajadores de otras organizaciones no lucrativas ni a médicos, algo bastante criticado en la medida migratoria HR 4437.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry