Detalles del proyecto

“La Ley (SAVE) no hace nada por solucionar la problemática (de los 12 millones de indocumentados) y pone a ciudadanos y residentes en peligro, porque sus identidades serán verificadas en una base de datos federal tiene errores”, apuntó Cárdenas.

El proyecto se enfoca en destinar más recursos a la frontera y obligar a que los empleadores verifiquen el estatus legal de todos sus trabajadores, extranjeros, residentes y ciudadanos estadounidenses.

Medina explicó que obligaría a más de seis millones de empleadores a verificar el estatus de empleo de más de 130 millones de trabajadores “usando una base de datos federal la cual se sabe de antemano que tiene un alto nivel de error”.

También autoriza la contratación de 8 mil nuevos agentes para la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) y la infraestructura tecnológica que necesitan, e incrementa los recursos para hacer cumplir las leyes migratorias al interior del país.

Agrega recursos para las agencias locales y estatales encargadas de vigilar la aplicación de las leyes migratorias y de las sanciones a quienes violan esas normas.

Las empresas que participan en el programa, en el que se cotejan los datos de los empleados con bases de datos del Seguro Social y del Departamento de Seguridad Nacional, reciben protección de acciones judiciales si han contratado a un indocumentado por culpa de un error en el sistema.

Shuler apuntó que SAVE Act. está dirigido a “reducir drásticamente la inmigración ilegal”, estimada en 12 millones, la mayoría originarios de América Latina, principalmente México.

Cuestión de números

Si bien por ahora la petición de descargo cuenta con 181 firmas (172 republicanas y 9 demócratas antes del receso de Semana Santa) de las 218 necesarias para que Pelosy envíe el proyecto a debate en la Cámara de Representantes, el Consejo Nacional de La Raza, el principal grupo hispano de Estados Unidos, cruza los dedos para que los apoyos no sigan la próxima semana.

“Pero el principal problema no son los apoyos, sino que traigan al pleno el proyecto y se apruebe sin debate, sin analizar los pro y contra del SAVE Act, sin deliberar sobre el impacto que tiene para nuestro país este tipo de leyes”, dijo Clarissa Martínez, Directora de Campañas Nacionales e Inmigración de La Raza.

Martínez mencionó que en el pasado, cuando el Congreso ha debatido este tipo de legislaciones, la discriminación hacia los latinos ha aumentado “y también nuestras preocupaciones”.

También mencionó que en el caso de la verificación de empleo “La Raza considera que la base de datos recomendada por el proyecto contiene una serie de errores que pondría en peligro tanto a ciudadanos como a residentes permanentes”, y advirtió que mientras eso no se solucione “muchos trabajadores legales podrían perder sus empleos en Estados Unidos”.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry