Impuestos asegurados

Con este sistema, la nación se aseguraría de que este colectivo pagase los impuestos correspondientes a los servicios educativos y sanitarios de los que hacen uso, así como que se integraran en el sistema, manifestó el alcalde de Sugar Land (Texas), David Wallace.

“Lo que se busca es facilitar el permiso de residencia permanente y la ciudadanía a las más de 12 millones de personas que viven en Estados Unidos sin autorización legal, siempre y cuando no hayan cometido crímenes graves, hayan aprendido o estén en proceso de aprender inglés, paguen impuestos y aporten al Seguro Social”, ha añadido.

Además de la búsqueda de trabajo, el programa laboral de visado se emplearía para conocer los antecedentes criminales mediante un sistema electrónico y evitar el uso indebido del permiso de residencia.

Debates inconclusos

En los últimos tres años el debate de la reforma migratoria ha sufrido dos importantes derrotas en el Congreso.

El primer fracaso ocurrió el 3 de junio de 2006, cuando el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que debía armonizar dos leyes aprobadas, una por la Cámara de Representantes -el 16 de diciembre de 2005- y otra por el Senado -el 25 de mayo de 2006-.

El proyecto de la Cámara de Representantes, respaldado principalmente por republicanos, criminalizaba la estadía indocumentada y negaba la legalización de los 12 millones de indocumentados en el país.

Plan amplio

El proyecto de reforma del Senado, en cambio -aprobado la tercera semana de mayo de 2006-, incluía un programa de legalización sobre la base de un sistema que dividía a la población indocumentada en tres grupos y a cada uno de ellos los trata de manera diferente.

  • Grupo 1. Lo integraban indocumentados que llevaban cinco años o más en el país. Ellos accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.
  • Grupo 2. Lo integraban indocumentados que llevaban más de dos años y menos de cinco en el país. Ellos deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Se beneficiarían 3.5 millones.
  • Grupo 3. Lo integraban indocumentados que llevaban menos de dos años en Estados Unidos, quienes no calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millón.


###

Para obtener más información sobre estè u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry