Malos presagios

Respecto al futuro inmediato de la política migratoria del gobierno de Obama, The New York Times citó declaraciones de Napolitano en el sentido que en ese departamento “estamos ampliando la aplicación de las leyes competentes”.

Napolitano y otros funcionarios alegan que la reglamentación de estas medidas migratorias son necesarias para persuadir a los votantes estadounidenses a que acepten una legislación que daría estatus legal a millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país y aguardan una reforma migratoria que han definido como “comprensiva”.

“Esta postura pone a Obama cerca a la posición que su rival, el republicano John McCain, Senador de Arizona, con quien disputó la Casa Blanca en 2008. Una postura rechazada entonces por Obama y que tildó de demasiado dura para las comunidades inmigrantes y latinas”, recordó el periódico.

McCain quiso ser consultado para que comentara sobre el tema porThe Associated Press, pero según la agencia noticiosa el senador no respondió los llamados.

La Raza está inquieta

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR, la principal organización hispana de Estados Unidos), dijo estar preocupada por las recientes medidas puestas en vigor por el DHS.

“Entendemos la necesidad de la ejecución sensata (de la ley de inmigración), pero eso no significa la ampliación de programas que condujeron a violaciones a los derechos civiles”, dijo Clarissa Martínez De Castro, directora de inmigración de la Raza.

Pese a que las autoridades de inmigración dieron marcha atrás en la política de redadas masivas en centros de trabajo implementada por Bush, el diario dijo que los casos de violaciones a la ley de inmigración aumentaron en las cortes en 2009, de acuerdo con un estudio del Transactional Records Access Clearinghousea, un grupo no partidista de Washington.

En abril de 2009 hubo 9,037 casos de inmigración en los tribunales federales, un aumento de 32 por ciento comparado con los casos registrados en abril del año pasado.

Un informe del DHS publicado en enero reveló que el ICE ejecutó más de 1,200 redadas en centros de trabajo durante el año fiscal 2008 y detuvo a más de 32 mil trabajadores por no tener documentos que demostraran tener estadía legal en Estados Unidos y permiso de trabajo.

En el mismo período, la agencia deportó a casi 360 mil indocumentados, la mayoría originarios de América Latina.

Apoyos en alto riesgo

The New York Times también dijo que la estrategia de reforzar la ejecución de la ley abrió una brecha política en algunas organizaciones pro inmigrantes y grupos hispanos, cuyos sufragios fueron cruciales para la victoria de Obama en noviembre del año pasado, y para que los demócratas se hicieran con el control de ambas cámaras del Congreso.

Napolitano, quien como gobernadora de Arizona se unió con legisladores republicanos en busca de medidas más duras contra la migración ilegal, ha señalado que ella busca formas de ejecutar programas heredados del gobierno del presidente George W. Bush menos duros, pero no ha dicho que los cancelará.

La funcionaria aseguró durante una audiencia en el Congreso que no va cancelar totalmente las redadas de inmigración y que “vamos a continuar para hacer cumplir la ley y buscar formas más eficaces de hacerlo. Ese es mi trabajo”.

Además, Napolitano pretende centrar la atención en la implementación de leyes para combatir a pandillas, convictos indocumentados y reclusos y a empleadores que contratan a indocumentados, todo dentro de una misma estrategia.

En una reciente entrevista, Schumer dijo que los demócratas deben convencer al pueblo estadounidense que después de las reforma migratoria no habrán nuevas oleadas de inmigrantes indocumentados, un tema que los republicanos no pudieron resolver durante las dos administraciones de Bush.

The New York Times vaticinó un duro e incierto debate migratorio.


###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry