Hay empleos

Se calcula que en el 2008 unos 15,000 hispanos se mudaron al quedarse sin trabajo o por algún otro cambio en su situación laboral. En el mismo período, menos de 8,000 no hispanos cambiaron de domicilio.

Las autoridades laborales dicen que grandes empleadores como Con Agra y los procesadores de productos lácteos atrajeron a los hispanos que se habían quedado sin trabajo en la construcción, la jardinería y otros sectores como consecuencia de la crisis en la industria de la vivienda, que se sintió con mucha fuerza en la comunidad hispana.

En ese año, el desempleo entre los hispanos llegó al 7.6%, mientras que ese índice entre los no hispanos fue del 5%.

Jan Roeser, economista regional del Departamento del Trabajo de Idaho, dijo que los hispanos que tenían trabajos bien remunerados en la industria de la construcción en el condado de Blaine fueron los más afectados por la recesión.

Emilio Rosalez es uno de ellos.

Trabajó para un contratista de Bellevue unos tres años, pero cuando se derrumbó el mercado de la vivienda tuvo que tomar dos trabajos a tiempo parcial, en una granja lechera cerca de Wendell y en un negocio de repuestos de automóviles en Twin Falls.

“Un día ganaba $35,000 al año y al día siguiente tenía dos trabajos por los que cobraba menos de 24.000”, comentó.

En el 2008, el ingreso promedio de una familia hispana fue de unos $35,400, muy inferior a los ingresos reportados por los no hispanos, que llegaron a los $47,500  anuales.

La forma en que los hispanos gastan su dinero no difiere mucho de cómo lo hacen los no hispanos, según el Centro Selig.

Hispanos y no hispanos destinan el 35% de sus ingresos a la vivienda y el 18% al transporte.

Los no hispanos gastaron un poco más en rubros no esenciales, como alcohol, salidas y restaurantes.

Cortez se adaptó a las nuevas circunstancias cerrando su restaurante y abriendo un negocio de comidas sobre ruedas llamado Tres Hermanos, que trata de aprovechar un mercado que no está siendo explotado.

“Sirvo mayormente a trabajadores de las granjas lecheras y de obras en construcción”, explicó. “Los trabajadores van donde hay trabajo, y yo voy detrás de ellos”.

###

Para obtener más información sobre este u otros temas, contacte  las oficinas de J. David Peña en el 305.373.5550 o info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry