La reforma católica

Desde 2003, la Iglesia Católica estadounidense ha sostenido que la reforma migratoria debe incluir a todos los indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.

La Conferencia ha dicho que los inmigrantes contribuyen muchos de sus dones y talentos a las iglesias, escuelas, negocios y comunidades a lo largo del Estado, además de “añadir diversidad a nuestra cultura, fortalecen nuestra economía y dan vitalidad a nuestra sociedad”.

Agregó que a menudo “los inmigrantes trabajan duro en trabajos con sueldos bajos para mantener nuestras calles, hogares, en la limpieza de oficinas y hoteles, en el arduo trabajo de nuestros sembradíos y en las instalaciones de producción de comida y ofrecen una variedad de servicios que incrementan la economía de Estados Unidos y nos permiten a todos mantener nuestro alto nivel de vida”.

“Un porcentaje de sus ganancias se deduce automáticamente de sus salarios para el pago de impuestos y seguro social, inclusive cuando ellos no están calificados para muchos de los beneficios de los impuestos o servicios del gobierno disponibles para los Ciudadanos de Estados Unidos”, advirtió.

Via segura y legal

Los obispos católicos estadounidenses reiteraron que el bienestar de los estados depende de “la puesta en marcha de una vía segura, legal y ordenada para que los inmigrantes puedan obtener la ciudadanía estadounidense, de manera que ellos continúen contribuyendo a nuestra sociedad y puedan participar íntegramente en nuestra comunidad”.

Enfatizaron que la reforma migratoria también requiere leyes a nivel estatal y local para generar oportunidades para los inmigrantes y con ello superar las barreras para lograr su participación total.

Respecto a la seguridad fronteriza, los Obispos apoyan “el derecho de nuestra nación de proteger sus fronteras”, recalcan que la inmigración ilegal “ha creado dificultades para la gente de ambos lados de nuestra frontera del sur”, pero apuntan a que “cada esfuerzo por vigilar y asegurar nuestras fronteras debe ser balanceado con cuidadosa atención de manera que se protejan los derechos humanos de los inmigrantes”.

“De lo contrario, estos esfuerzos pueden generar un ambiente de temor que puede llevar al abuso, explotación y hasta la muerte de muchos inmigrantes”, advierten.

###

For more information on this or any other topics contact the offices of  J. David Peña at 305.373.5550 or info@myvisausa.com

Anuncios

About this entry